martes, 8 de febrero de 2011







Detesto a las señoras 
que se suben al metro,
corriendo por un asiento,
desesperadas por ser flojas.
Las Detesto.








No hay comentarios:

Publicar un comentario